Todos los niños son buenos

Fotografía:Philippe Put

Fotografía:Philippe Put

A menudo los hijos cargan, inconscientemente y por amor, con asuntos en los que ellos no tienen ni la capacidad ni el permiso de resolver. Son ellos los que a través de  sus dificultades, síntomas y comportamientos, muestran los desórdenes de la familia, los excluidos que los padres no vemos.

free online dating site

Uno de los “Órdenes del amor” nos habla de la pertenencia. Nos muestra los efectos que tiene transgedir este orden en la familia. Todos los miembros del sistema tienen el mismo derecho a pertenecer. Haya ocurrido lo que haya ocurrido y hayan sido como hayan sido. No pudo ser de otra manera…

Todos igual de importantes y necesarios que el resto.

Sin embargo, en numerosas ocasiones, hay a familiares a los que se les niega el permiso para formar parte. A veces por verguenza, otras por dolor, otras por miedo… En cualquier caso un descendiente, los niños en este caso, mostrarán a ese excluido, a través de sus dificultades, para que los padres y/o abuelos vuelvan a considerarlo.

En la reinclusión se encuentra la sanación.

Todos los niños son buenos y sus padres también” Bert Helllinger

zp8497586rq